Consejos prácticos: Antiempañantes GEAR AID by McNett

Las fórmulas antiempañantes McNett son seguras para todo tipo de lentes de cristal y plástico. Las gafas tratadas con Sea Gold, Sea Drops y Sea Quick nunca se empañan. ¿Qué antivaho es el mejor para cada usuario?

– Gel antivaho Sea Gold: Gel transparente de alta concentración que ofrece una visión sin vaho inmersión tras inmersión. Ideal para días con múltiples inmersiones y buceo en aguas frías.

– Líquido antivaho Sea Drops: El antivaho para gafas de buceo más conocido del mundo. Ideal para climas tropicales.

– Spray antivaho Sea Quick: Elimina el vaho con un rápido y sencillo rociado que dura y dura. ¡Perfecto para principiantes!

no images were found

¿Cómo funcionan los antiempañantes?

 Las gafas se llenan de vaho cuando el aire cálido y húmedo del interior de las gafas se encuentra con la superficie de la lente enfriada por el agua. El aire más cálido retiene más vapor de agua que el aire más frío. Cuando el aire se enfría, una porción de este vapor de agua se condensa en diminutas gotas de líquido o vaho. Los productos antiempañantes McNett evitan la formación de vaho creando una fina e invisible película en la lente que elimina la formación de las gotas de condensación.

Limpia las lentes de sus gafas nuevas con el pre-limpiador para gafas Sea Buff. Así se eliminan los residuos de silicona desprendidos del borde de las gafas durante su fabricación y permite que el producto antivaho funcione con mayor eficacia. La limpieza regular con Sea Buff elimina la suciedad, algas, moho y otros contaminantes que obstaculizan el funcionamiento del antivaho.

Consejos para máscaras nuevas.

Aplica una pequeña cantidad de Sea Buff en la zona interior y exterior de la lente. Frota con fuerza, enjuaga y repite.

Frota con un paño suave y seco hasta que esté limpio. Después enjuaga minuciosamente.

Después de limpiarlas con Sea Buff, aplica Sea Gold, Sea Drops o Sea Quick en el interior de las lentes secas.

Aplica el antivaho frotando con los dedos.

Enjuaga con agua corriente o agua salada.

Enjuaga las gafas con agua corriente después de cada inmersión y deja que se sequen totalmente antes de guardarlas. Guarda las gafas en una caja dura para protegerlas. Evita dejar las gafas al sol o llevarlas en la cabeza antes de una inmersión, el calor provocará un aumento en la temperatura de las gafas, contribuyendo a la aparición de vaho. 

Facebook
Facebook